Roscón de San Blas, Tarazona no pierde sus tradiciones.

Para los habitantes de este municipio aragonés, el 3 de febrero es un día para marcar en el calendario. Se trata del día de San Blas, y está rodeado de una gran tradición.

Cada año, en las panaderías de Tarazona, se elabora el tradicional roscón de San Blas, que siguiendo la receta que ha pasado de generación en generación, se trata de un postre elaborado tan solo con masa de pan dormida, aunque últimamente, los maestros reposteros, se ponen un poco al día modificando este dulce.

Roscón de San Blas en TarazonaEn los últimos años, se ha ido añadiendo a este tipo de roscón, nata en su interior, o se ha comenzado a decorar con frutas escarchadas, aunque no hay duda, que el que roscón que más triunfa es el original, elaborado solo con masa y decorado con azúcar.

Se trata de un manjar complicado de elaborar aunque sea sencillo en su resultado. Por ello, las panaderías trabajan a destajo y sus hornos no paran para poder cumplir con toda la demanda de este día tan señalado.

A este trabajo de elaboración de la masa dormida, se le añade ahora la incorporación del relleno de nata, o fruta azucarada, lo que se traduce en más horas en el obrador y esfuerzo para que nadie se quede sin su roscón de San Blas.

En una panadería pueden llegar a elaborar hasta 2000 unidades de este dulce. Por lo que hay duda de que la tradición gastronómica permanece muy arraigada en la sociedad turiasonense. Pero no solo se trata de comprar el roscón, sino que los vecinos, una vez tienen el dulce en sus manos, lo llevan a bendecir antes de comérselo con familiares y amigos.

Pocas familias en Tarazona se quedan sin su Roscón en San Blas, este día y el de Reyes, son los únicos momentos del año en los que podemos disfrutar de este dulce, así que más vale estar preparados para el año que viene, y no quedarnos sin el nuestro.