El aula del colegio Moncayo, ya está operativa

Tras el incendio originado el pasado mes de noviembre, los alumnos de Tercero de Infantil ya han podido volver a su aula recién reformada, tras este periodo de tiempo reubicados en el aula de música del centro. Todo el espacio se ha renovado por completo, a falta de la nueva puerta que está por llegar. Se ha sustituido tanto el suelo como las ventanas, se ha renovado la instalación eléctrica del aula así como el mobiliario y se ha realizado un tratamiento con ozono para reducir el olor a humo dentro de la clase.

El seguro del Ayuntamiento de Tarazona se hizo cargo de las obras que concluyeron el pasado 31 de enero, logrando que actualmente la clase esté 100% operativa y que el propio director del centro, Héctor Sáez, afirme «Es una clase del siglo XXI, ojalá estuviera así el resto del colegio», ya que cuenta con ordenador, proyector y algunos juegos (a la espera de que lleguen más). En esta imagen de Heraldo de Aragón podemos ver el resultado de la obra.

Qué hacer en caso de incendio

Es muy importante conocer el protocolo a seguir en caso de incendio e intentar seguirlo si se da la situación y sobre todo no entrar en pánico. Aquí os dejamos los pasos a seguir durante un incendio:

· En caso de que haya humo, ir gateando hasta la salida y taparse la boca y la nariz con una toalla mojada.

· Iluminar con linterna durante la evacuación.

· NO UTILIZAR NUNCA EL ASCENSOR

· Comprobar la temperatura de la puerta antes de abrirla, si está caliente, no la abra y escoja otra salida alternativa. También es importante cerrar las puertas a su paso para aislar el fuego y reducir la cantidad de oxígeno.

· Alerte al resto de personas en el edificio

· LLAME A LOS BOMBEROS.

· Nunca vuelva a entrar a un edificio que está en llamas.

· En caso de que NO PUEDA UTILIZAR LAS ESCALERAS porque el humo o el fuego bloquean su paso:

Remover todos los materiales combustibles de ventanas y balcones.

– Acumular todo el agua que pueda.

Mojar toallas, trapos u otras prendas, y colocarlas en la parte inferior de las puertas.

Alertar de su presencia por teléfono o con un trapo llamativo por la ventana

– ABRIR LAS VENTANAS SÓLO SI ES NECESARIO.